Técnicas para ser un conductor eficiente

  • Técnicas para ser un conductor eficiente: podemos ahorrar más de un 25% en combustible
  • Viajar en coche este verano es un 14% más caro que en 2017: los precios del diésel han subido un 17,1% mientras que la gasolina se ha incrementado un 12,7%
  • El aire acondicionado es uno de los elementos que más elevan el consumo (hasta un 20%)

técnicas para ser un conductor eficiente

Técnicas para ser un conductor eficiente

Repostar este verano es, de media, un 14,3% más caro que en 2017, lo que significa que llenar un depósito de 55 litros de un coche ha pasado de costar un promedio de 61,6 euros en julio de 2017 a 70,4 euros este año.

Esta subida es más acusada en el caso del diésel (+17,1%) que en el de la gasolina (+12,7%) y se prevé que esta diferencia se incremente aún más tras la subida de los precios del gasóleo que estudia el nuevo Gobierno, que igualaría los impuestos de este carburante a los de la gasolina.

Los altos precios del combustible, unido a los millones de desplazamientos de julio y agosto –este verano habrá cerca de 89 millones de desplazamientos por carretera, la mitad en el mes de agosto-, hace que resulte imprescindible para los conductores buscar fórmulas para reducir el gasto en carburante.

Por este motivo, Rastreator.com, el comparador online líder del mercado, ha analizado las posibilidades de ahorro que tienen los conductores al aplicar técnicas de conducción eficiente.

Según este análisis, es posible reducir el gasto en combustible hasta en un 25% (1) sin renunciar al aire acondicionado, uno de los elementos que más incrementan el consumo, pero fundamental en los meses más calurosos.

Cambios de marcha eficientes. Fuente: RACC

Cuáles son las técnicas para ser un conductor eficiente

Encender el aire acondicionado puede incrementar el consumo de combustible entre un 5% y un 20%. Por lo tanto, usar este equipamiento de forma eficiente es básico para ahorrar y reducir el consumo, sin renunciar al confort dentro del vehículo.

  • Revisar el equipo: es conveniente poner el aire acondicionado en marcha antes de emprender el viaje para comprobar que no se ha deteriorado por falta de uso y que tampoco dará problemas cuando esté a pleno rendimiento.
  • Reducir la temperatura antes de arrancar: cuanto más caliente esté el interior del vehículo, más energía y combustible se necesitará para ponerlo en marcha. Para intentar disminuir hasta ocho grados rápidamente, es aconsejable bajar una ventanilla y en el lado opuesto, abrir y cerrar la puerta varias veces.


  • Ayudar al aire acondicionado: al arrancar el coche, se recomienda encender el aire acondicionado, abrir levemente las ventanillas y dejarlas así durante los primeros minutos del trayecto. El aire caliente pesa menos que el frío y tiende a ir hacia arriba, por lo que esta combinación facilita que salga más rápido dejando libre su hueco.
  • Usar el climatizador de manera eficiente: una de las formas de sacar mayor partido al climatizador es alternar el aire acondicionado con la entrada de aire exterior y el reciclado del mismo. Es recomendable aplicar esta función cuando ya se ha conseguido la temperatura deseada y así reducir el consumo adicional.
  • Mantener el coche entre 21 y 23 grados: situarse por debajo de este intervalo implica un gasto innecesario de combustible. Evitar que el aire acondicionado trabaje al máximo de potencia evitará, además, problemas en su funcionamiento.
  • Bajar las ventanillas a menos de 90km/h: cuando el coche no supera los 80-90 km/h, la entrada de aire del exterior no tiene un gran efecto sobre la aerodinámica. Por tanto, cuando el trayecto es urbano es recomendable bajar las ventanillas antes que poner el aire acondicionado.


Otros consejos para ahorrar combustible este verano

El aire acondicionado, aunque es clave, no es el único aspecto que se debe tener en cuenta si no queremos pagar de más en nuestros desplazamientos este verano. Es aconsejable también seguir estos consejos:

  • Elegir unos neumáticos de calidad: los neumáticos de clase A son los que menos energía y combustible utilizan. La diferencia en consumo entre usar estos y usar otros de clase G puede llegar hasta el 7,5%[4] (más de 300 euros de ahorro durante la vida útil del neumático). Circular con una presión inferior a la recomendada por los fabricantes también hace que el consumo aumente.
  • Llevar encima lo justo y necesario: cuanto mayor es el peso, más se tiene que esforzar el motor. Por cada 100 kg de peso adicional se incrementa el consumo un 6%[5]. Reducir la carga a la mitad supondrá un ahorro importante.
  • Seguir las principales técnicas para ser un conductor eficiente: la conducción debería ser tranquila y uniforme, sin acelerones ni frenazos bruscos. Del mismo modo, es importante saber qué marcha es la más adecuada en cada momento.
  • Un buen mantenimiento: es fundamental revisar anualmente todos los controles electrónicos del vehículo, además de vigilar otros aspectos como líquidos, lubricantes y filtros ya que su estado influye mucho en el consumo.


Para más información: Cómo ahorrar combustible sin renunciar al aire acondicionado

[1] Cálculo realizado en base a los siguientes parámetros: usar eficientemente el aire acondicionado puede hacer que el consumo extra baje del 20% al 5%; reducir la carga del maletero de 100kg a la mitad, hace que el gasto adicional solo sea del 2,5%; utilizar neumáticos clase A en vez de clase G puede ahorrarte un 7,5% adicional en el consumo. Por lo tanto, el ahorro total de estas tres medidas sería del 25% (resultado de la suma de los tres porcentajes convertidos en base decimal).

Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies